martes, 6 de octubre de 2015

Hijo Dorado

HIC SUNT LEONES


Titulo: Hijo Dorado

Autor: Pierce Brown

Extensión: 636

Editorial: RBA Molino

Sinopsis:
Tras una implacable competición en el Instituto de Marte, Darrow se ha ganado un puesto de honor entre la élite gobernante. Ahora luce la cicatriz curvada de los dorados, los más crueles y brillantes de los humanos. Pero Darrow no es como ellos… 


Su futuro se ha construido sobre mentiras, su pasado está marcando por la tragedia. Y no perdona. No olvida.


Para hacer realidad su objetivo de destruir el sistema desde dentro, Darrow debe convertirse en el mejor de los dorados. El más fuerte. El más inteligente. El más implacable. Solo así devolverá la luz a su pueblo. Aunque su sombra se torne más oscura a cada paso.

__________________________________

Segunda parte de la trilogía compuesta por: Amanecer Rojo, Hijo Dorado, Morning Star
__________________________________

Porqué me intereso:


Antes de acabar Amanecer Rojo ya estaba en la tienda haciéndome con Hijo Dorado pues, conforme más avanzaba en la lectura del primero, más claro tenía que nada más abandonar sus páginas iba a necesitar adentrarme en las de su segunda parte. Así que decididamente, más que un interés, fue una atracción desmedida que me llevo a cogerlo como siguiente lectura de una inmediata manera.

Opinión general:

Se dice siempre que segundas partes nunca fueron buenos. Pues bien, no es para nada el caso de esta saga pues ciertamente si Amanecer Rojo me enamoró por completo, Hijo Dorado ha atrapado mi corazón entre sus garras, ha mantenido su ritmo de palpitaciones alto durante cada una de sus páginas, y lo a asfixiado, destrozado, y secado con un final que dudo olvidar alguna vez.

Nos encontramos con un comienzo que nos devuelve a Darrow, a este rojo al que ya acompañamos en la primera parte a través de sus primeros pasos en el mundo de los dorados. Y que ahora, transcurrido un considerable tiempo desde que el instituto acabara, continúa luchando por convertirse en ese poderoso comandante de flota que futuramente podrá destruirlo todo.
Con esta premisa nos adentraremos en unas páginas que guardan todavía más acción que sus vecinas, aquellas de las que ya pudiéramos disfrutar leyendo Amanecer Rojo. Nos adentramos en unas páginas que te atrapan desde un buen principio, ofreciéndote una acción que nunca termina pero que no por ello descuida otros puntos importantes; hasta el final, con esa conclusión que te deja helada la sangre y el alma haciendo que te cueste asimilar que todo a acabado.  


El mundo que nos plantea Pierce es un mundo que vive inmerso en un opresivo sistema en el cual la parte alta de la pirámide se lucra gracias al esfuerzo que realiza la parte baja de esta. Ya pudimos ver unos primeros retazos de todo en Amanecer Rojo, pero es ahora en Hijo Dorado cuando quizás empezamos a entender verdaderamente esta pirámide y como funciona. Se nos presenta mejor a cada uno de los colores, sus formas de vida, como son, y cuál es su lugar en la pirámide. Podremos ver como se sustenta el sistema de los dorados, los métodos que estos emplean para mantenerlo… Me ha gustado mucho como el autor ha llevado todo esto, y también el punto de que logre que lo veamos todo sin necesidad de hacer decaer la acción o el avance de la trama. De que logre incluir todas las explicaciones, las reflexiones que contienen sus párrafos, en la historia, en palabras de los distintos personajes, en hechos que acontecen, sin tener que dedicar unas páginas más lentas, a contarlo todo.

Encontramos varios giros que no se esperan, revelaciones y sucesos que verdaderamente no te esperas y que hacen que poco a poco vayas abriendo la boca sin que después llegues del todo a ser capaz de cerrarla. Pero lo que jamás olvidare de este libro es ese final que viene después de todo y para el cual estaba convencida de no estar preparada- y no, no lo estaba-. Siempre recordare como tuve que dejar el libro de lado cuando empecé a vislumbrar lo que iba a pasar, y como, después de decidirme a retomarlo y leer así las últimas páginas que me quedaban, a pesar de hacerme una idea de lo que iba a pasar, no me impresionó menos si no que logró desencajarme del todo, como ya he comentado más arriba.

Otro punto que me encanta, es que lo encuentro un libro muy realista, pues en muchos libros sucede que a pesar de que la lógica lleve a un camino, pues realmente si todo fuera real es el que más posibilidades tendría de ser el real, no es el escogido. Pero en este libro no sucede así. Dicho de otra manera, prevalece la realidad, por cruel que esta pueda ser, frente al idealismo que muchos libros acaban tomando para deleitar a sus lectores. Hijo Dorado nos hará daños, pero es como debe de ser. Es lo que debe de suceder, y no nos endulza las cosas.

Pasando a comentar la forma en que todo está escrito, me reiteraré en que la forma de narrar de este hombre se está convirtiendo en una de mis favoritas. Las palabras que emplea Brown para contarnos la historia continúan siendo igual de preciosas que las que ya empleara en Amanecer Rojo. Este hombre tiene una pluma preciosa y sin duda esto se hace notar en unos párrafos que te dan ganas de volver a leer nada más has acabado de leerlos. Nos describe preciosas y emotivas escenas, otras desgarradoras y dolorosas… escenas diferentes, pero todas igual de bien escritas.

En cuanto a los personajes debo decir que Darrow me gusta cada vez más como protagonista. Ragnar, por su parte, es un nuevo personaje que encontraremos en Hijo Dorado, y que nos regala una lucha interna sumamente interesante y bien llevada a mi parecer, una lucha que podremos ir presenciando a lo largo de las páginas del libro y que nos portará además un par de preciosas e interesantes conversaciones entre este y Darrow que verdaderamente harán reflexionar al lector. Otro personaje al que me gustaría hacer alusión, es a Sevro. Este hombre me sorprende y enamora cada vez más. Me encantan las salidas y frases que tiene. Verdaderamente me rio con él y además de todo, de eso y de que se haga querer, es un personaje que cada vez va tomando un mayor peso en el general de la historia, cosa me resulta sumamente interesante y agradable a un mismo tiempo. Casio, Mustang, El Chacal, Roque… la verdad es que de todos ellos tendría algo que comentar, algo que me gusta, que me resulta interesante, alguna esperanza de cara al tercer libro…

¿Y habrá esto sido suficiente? ¿Serán las que he empleado las palabras adecuadas para definir todo lo que este libro me ha gustado?. Espero que así sea, aunque tengo la sensación de que podría estar destripándolo y alabándolo durante largas horas sin cansarme. Hijo Dorado ha sido una secuela que ha superado a la primera parte, que ha completado las ideas que esta ya mostrara esta, ampliándolas, redondeándolas, y dándoles una forma más clara. A continuando dándole forma al mundo y la sociedad creada al tiempo que avanzaba la trama de la rebelión de Darrow. Escrita de una preciosa manera, y muy bien construida. Una autentica delicia de lectura, sin duda alguna.




Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario