martes, 6 de septiembre de 2016

Kids on the Slope (Sakamichi no Apollon)



Titulo: Kids on The Slope (Sakamichi no Apollon)
Autor: Yuki Kodama
Extensión: 9 tomos + Bonus Trak (esta reseña es solo de la serie principal)
Editorial: Milky Way

Sinopsis:

La historia transcurre durante el verano de 1966. Kaoru Nishimi es un chico tímido y con problemas para hacer amigos que debido al trabajo de su padre se ve forzado a cambiar de instituto y mudarse a una pequeña ciudad de la prefectura de Nagasaki. Es allí donde conocerá a Ritsuko, la delegada de la clase, y a Sentaro, el chico más problemático y temido del instituto. A pesar de las diferencias aparentes, Kaoru descubrirá en Sentaro la pasión por el jazz y el significado de la amistad verdadera.

____________________________________

Porqué me intereso:


Hace años que vi el anime, y fue para mi una obra que me enamoro. Me logró transmitir algo que pocas obras habían logrado transmitirme hasta el momento – ni a día de hoy- y por ello quería que la trajeran. Y finalmente cual fue mi grata sorpresa que un buen día, mientras estaba yo en clase –conteniendo mis gritos de felicidad- anunciaron su licencia. En ese momento fui la más feliz del mundo jajaja, y es que tenía sumamente claro que Sakamichi no Apollon, o Kids on the Slope, era un manga que quería en mi estantería si o si.
____________________________________



Opinión general:

Realmente me cuesta muchísimo encontrar las palabras adecuadas para referirme a este manga, y es que al igual que el anime me ha enamorado hasta unos punto sumamente altos. Me cuesta también mucho ser objetiva, por el amor que ya le tenía; aun así voy a intentar hacer la reseña lo mejor que pueda y además, de no dejarme nada por decir en el tintero.

Nos encontramos en los años 60, en el tranquilo entorno de un pueblo. Hace calor, es agobiante, y para colmo una pesada cuesta debe ser recorrida para llegar hasta el colegio. En ese ambiente que nada prometía a Kaoru nada más llegar, empezara a desarrollarse la historia logrando que al finalizarla un regusto amargo pero feliz, triste pero esperanzador, quede en nosotros. Es un camino, desde la primera hasta la última página, que para mi gusto no puede hacerse más grato.

Sakamichi no Apollon nos habla de amor, de desamor, de la amistad, de las complicaciones de la vida del momento, y como no, de jazz. El jazz envuelve toda la obra, sirviendo de vehículo de unión entre los diferentes protagonistas del manga. Es el nexo, el símbolo de la amistad de nuestros chicos, lo que nos da el ambiente y gran parte del alma de la obra. Sirve para expresar emociones, sentimientos, lazos, alegrías, enfados, enfrentamientos… el propio jazz nos acaba hablando a pesar de que no tengamos música y no podamos escucharlo. ¿no podemos escucharlo?. Mentira. A pesar de no haber sonido, se escucha. 

Dador de ambiente y contador de sentimientos, representador en cierta medida de la libertad, de la vida; realmente logra darle mucho trasfondo a la historia. 




 Y junto a él tenemos otro gran simbolismo, uno que a mí me encanta y que creo que conecta de una manera brutal. Y ese simbolismo es la cuesta. Con ella, al igual que con el jazz, la autora nos transmite los sentimientos y situaciones internas de los protagonistas a través de mostrarnos la manera en la que esa cuesta es vista, en como la suben y la bajan: como algo cansado y costoso, como un camino ameno y fácil de recorrer (etc.). Con esos cambios va mostrándonos el avance de los momentos emocionales que van teniendo los personajes. Es una manera de plasmarlos que a mi me encantó.

Sakamichi no apollon nos habla del amor, de los primeros amores, de la conquista y el sacrificio por la persona amada, de las derrotas y las victorias. Es en ello muy realista, sin poner en ningún momento situaciones idílicas o completamente destructivas y horribles. Lo trata con madurez, con veracidad. Este manga cuenta con una de las historias de amor que a mi más me han gustado, pero no obstante lo que más me maravilla, y lo que realmente creo que es central en Kids on the Slope, es la amistad. 

La amistad entre Kaoru (Bon) y Sentaro, es tan pura, sincera, y profunda, que realmente llega a conmover. Me gusta que los hombres puedan expresar también su amor, su cariño entre ellos, lo mucho que se necesitan, apoyan y quieren; sin que tenga que enturbiarse con rollos raros de amoríos o confusión de sexualidad, o similares- no se si me explico-. Me encanta cuando este tipo de amistades son representadas, pero es que la de estos dos chicos, se lleva el primer premio de todas ellas sin duda alguna. Como se apoyan el uno al otro, como aprenden de su amistad, como lloran y ríen juntos. Hay escenas de ellos que me llegaron al alma.


Bon y Sentaro son unos personajes muy bien trabajados para mi gusto. Cada uno de ellos tiene su personalidad completa, son de una manera. A partir de ello se empieza a construir. Maduraran, se tomaran las situaciones de una manera determinada, acorde a como son, reaccionaran en consecuencia a ello… la personalidad y las vivencias pasadas no son algo que pueda dejarse de lado y sin duda alguna marca tu presente y el cómo ves las cosas; pero tampoco hace falta hacer extremo este punto. Sakamichi no lo hace. En ningún momento se nota desmedido o absurdo. Y al igual que Sentaro y Bon, tenemos al resto de personajes.

Digamos que este manga nos habla de cómo unos jóvenes alumnos de instituto transcurren los últimos años de este, madurando poco a poco, con sus problemas y alegrías, hasta la edad adulta.

Sakamichi no Apollon es un manga que me ha hecho sonreír, reír, y llorar a mares; tanto de felicidad como de congoja. Si, cierto es que a mi es sencillo conmoverme y que empátizo fácilmente con las emociones que me muestran. Pero en este caso es que realmente llegan. La autora logra crear una historia con autentica alma, que te hace llegar las emociones del ambiente y de los personajes que crea. Me conmueve de verdad, me enamora y encanta. Es para mi una de esas historias que merece la pena por entero.

Lo que nos cuenta esta obra es una historia que realmente se siente real, del día a día; algo que podría perfectamente haber acontecido. Las relaciones siguen cursos normales, tanto de enamoramiento, como de descubrimiento del desamor, que más de uno de los personajes acaba sufriendo, como en la vida misma; de maduración de las emociones y de cambio. Encontramos una gran cantidad de enredos, y quizás hay un momento en el que puedas pensar que lo que tienes entre las manos es un culebrón de los gordos. Pero nada más lejos de la realidad. La autora logra sacarlo adelante de una sublime manera, haciendo que esos enredos se vean plenamente reales, y no como parte de un culebrón. 

No obstante la amistad y el amor, no son los únicos temas que toca, dado que las obligaciones de las mujeres en el momentos, lo que de ellas se esperaba; las revueltas estudiantiles de los sesenta, y las consecuencias de estas; o la religión; también tienen cabida en este manga y también son muy bien tratados. Todos ellos de una u otra manera son temas que tendrán su papel importante, y serán esenciales para el curso de las vidas de los personajes.

En cuanto al final, este realmente resulta, por algunos puntos, bastante sorprendente; pero a mi parecer fue perfecto. Creo que cada uno de nuestros protagonistas sigue el camino que debía de seguir en su vida; sin parejas que realmente no cuadrarían, sin finales que realmente no sucederían… es un final que me creo y que al igual que el resto de la obra me resulta verosímil y muy real. Y después encontramos esas últimas páginas que ponen el final. La última de ellas, esa frase final, no podía ser más perfecta de lo que es, no hay duda de ello al menos para mí que adoro ese punto que da tan bien Gabriel García Márquez, por ejemplo, de que sus historias acaben uniéndose completamente al principio de la obra. Retomamos uno de los simbolismos más importantes del manga para ponerle el broche, para acabar exactamente como empezamos, cerrando este perfecto círculo.

En conclusión, que es una obra impresionante, que para mi gusto merece increíblemente la pena. Enamora, emociona, envuelve… ¿Qué más se le puede pedir?. Es una historia de esas que tienen alma, me reitero en ello. Siempre la recordaré y la llevare conmigo.





Otros :


Este manga cuenta también con una versión en anime que igualmente vale mucho la pena. Si queréis saber que opiné de ella, tenéis la reseña en el blog.

En cuanto a la edición que ha llegado hasta nosotros, decir que me parece muy bonita. Tiene detallitos que están preciosos, la verdad.

Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

  1. Sakamichi ♥

    Qué te voy a decir yo de esta historia que no hayas dicho tu ya; como bien sabes, a mi también es un manga que me ha encantado.
    También me ha parecido un puntazo lo que comentas de la cuesta y las escenas de música, que no sonará, pero tu lo oyes: brutal.
    Con la relación entre Bon y Senaro tienes toda la razón del mundo. A mi también es una de las relaciones de amistad que más me gustan y tanto eso como el resto de la historia se me ha hecho muy real.
    Sin duda es un manga que se ha ganado un merecidisimo puesto entre mis favoritos.

    Un beso! :)

    ResponderEliminar