martes, 14 de febrero de 2017

Livingstone




Nombre: Livingstone

Autor: Tomohiro Maekawa (Guión) , Jinsei Kataoka (Dibujo)

Duración: 4 Tomos

Editorial: Milky Way

Sinopsis: 

Un 90% de nuestra trayectoria vital está decidido de antemano. Cómo viviremos, cómo moriremos... Es el “plan” de nuestra alma. Pero de vez en cuando las cosas se tuercen y el alma de aquellos que encuentran una muerte prematura permanece en el lugar de los hechos, contaminando los alrededores y atrayendo más almas atormentadas en un círculo vicioso de infortunios.

Sakurai y Amano son una extraña pareja que trabaja con un objetivo claro: encontrar a los pobres desafortunados que están a punto de morir antes de su hora y recuperar las piedras de su alma.

-Milky Way-
___________________________

¿Por qué me intereso?

La verdad es que Livingstone me llama la atención desde que su licencia fue anuncia, pues el tema que trata me resulta sumamente interesante; pero hasta ahora no me había animado ha hacerme con ella y leerla, por varios motivos. Cada vez que veía que la mencionaban, que contemplaba sus portadas, o que la tenía en las manos en las tiendas, me picaba un poco más. Y finalmente, la tentación pudo conmigo, y me decidí.

Opinión:

La verdad es que Livingstone ha sido un manga que para mi forma de ver las cosas, ha resultado muy interesante pues gira en torno a cuestiones bastante filosóficas como son la muerte y la vida, intentando darnos una nueva visión de las mismas y una forma diferente de explicarlas. Livingstone hace un planteamiento del alma propio, y a través de él nos dejara fluir por diferentes historias, en cada una de las cuales se nos plantea una pregunta, un interrogante relacionado con  el alma, la vida, la muerte... . Así nos situamos ante preguntas como si los animales tienen o no alma, sobre que son en realidad los fantasmas, que sucede cuando una muerte es imprevista y violenta… 

Cuando me encuentro con este tipo de cosas algo diferentes, normalmente me gusta leerlas y adentrarme en ellas, pues leer algo que me propone más que el simple paso por una historia me resulta agradable. Cuando me ofrecen la oportunidad de reflexionar. En este caso, la verdad es que este punto del manga me ha gustado mucho, porque realmente te da la opción de pensar en ello, de dedicar un par de minutos a meditar sobre los diferentes temas, sobre la vida y la muerte, sobre las posibilidades de lo que está ofreciendo. La verdad es que ha habido reflexiones que me han hecho plantearme demasiado, hasta el punto de conseguir darme mal rollo, y es que no es nada pensar en si por ejemplo, dado el caso de que lo planteado por este manga fuera real, estamos viviendo de más.

 De la mano de los protagonistas, cuya labor es precisamente rescatar almas, y limpiar aquellos lugares que han quedado contaminados por la rotura de una; vamos cayendo en las diferentes historias, siempre relacionadas con su trabajo, y con un nuevo encargo que deben realizar. Esta es la escusa que nos permite ir avanzando y que a su vez nos ofrece un marco general en el que envolverlo todo bastante bueno. Además de ello, poco a poco iremos viendo como la vida personal de los protagonistas se enlaza también con la historia, pasando en cierto momento uno de ellos a ser el tema principal de la misma. Tanto Sakurai como Amano, se hacen personalidades entrañables, tanto de forma individual como en el tándem que forman. Son completamente contrarios, y a lo largo de las historias, te van aportando dos maneras muy diferentes de verlo todo, una más humana y emocional, y otra mucho más fría y analítica con Amano. Esta segunda, la verdad es que te propone algo diferente a lo que habitualmente todos nos planteamos en dichas situaciones, y resulta muy interesante de escuchar.  Además, a lo largo de los tomos podremos verlos cambiar a los dos. Ellos también van reflexionando sobre las historias que viven, planteándose cosas al respecto y cambiando con ello sus ideas o morales. Este cambio, para mi gusto, fue algo también muy interesante de leer. 

Y así mismo, los diferentes personajes que salen a lo largo del manga en las historias, aportan su simpatía. son entrañables, como las historias en las que participan; y aunque la gran mayoría de ellos no trasciende más que eso porque son meramente pasajeros, son disfrutables y en ningún momento resultan desagradables o caen mal. Lo importante, eso sí, son sus historias y lo que las mismas quieren ilustrarte.

Como digo, poco a poco la vida de uno de nuestros protagonistas, pasara a convertirse en el hilo principal del manga, siempre desde la perspectiva de que el centro son los planteamientos sobre la vida y la muerte. Con ello, llegamos al final. Y en este caso a mi me resulto emotivo y correcto.  No negaré que a una parte de mi le gustaría que no hubiera pasado lo que pasa, y que las cosas acabaran más alegremente; pero no obstante me resultó muy correcto y adecuado, y por eso acabo contenta la historia.  Vemos como poco a poco, este hilo de alguna manera principal, va enlazándose con las historias que se nos cuentan, desarrollándose y avanzando hasta que llega un momento en el que estalla para convertirse, a finales del tercer volumen y sobre todo en el último, en nuestro centro.  Esta guay ver como se llega a ese punto, y más tarde comprobar lo que sucede en consecuencia. Creo que no hubiera estado mal un tomo más, para que esta historia pudiera desarrollarse de forma más amplia, o para que otros detalles que hubiera estado genial conocer pudieran tener una mayor relevancia siendo explicados. Pero aun así, estuvo muy bien.

 
No obstante debo decir que tengo una pequeña pena, y es que no he acabado de conectar con el del todo, o esa sensación he acabado teniendo. Es como si el manga no hubiera acabado de decirme todo lo que parecía que iba a decirme, como si me faltara una chispa de algo. La verdad es que no tengo pegas generales que sacarle, y no porque me ha quedado esta sensación final. Quizás sea un resquicio de la temporada de agobio que estoy pasando, y de que por ella no he disfrutado estos dos últimos tomos tanto como pensaba. Aun así, la verdad es que por mi parte me parece muy buen manga, y no me arrepiento en absoluto de haberla leído. En serio, la veo muy recomendable, tanto si gusta el manga habitualmente, como si no se es demasiado asiduo a él. La historia en interesante, está bien llevada, y es corta. Livingstone es un manga que nos habla del sentido de la vida, de lo que nos hace humanos, de la muerte, del recuerdo y el olvido, del alma de los animales… son muchas las cuestiones recogidas y valoradas, y su lectura no deja en ningún momento de hacerse interesante. 


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 6 de febrero de 2017

Pandora Hearts






Titulo: Pandora Hearts

 Autor: Jun Mochizuki

 Extensión: 24 Tomos

 Editorial: Norma Editorial

 Sinopsis:

 En su ceremonia de mayoría de edad, Oz Vessalius debe realizar una sencilla ceremonia... que acaba terriblemente mal. Atrapado en el Abismo, el joven consigue escapar con la ayuda de una misteriosa joven, pero descubre que no es un ser humano normal, sino que parece ser una de las llaves de Pandora... –Norma Editorial-





___________________________

Porqué me intereso:

No recuerdo porque empecé a hacerme con este manga, todo sea dicho. Supongo que la inspiración que se le veía de Alicia en el Pais de las Maravillas, y el precioso dibujo, hicieron la mayor parte del trabajo atrayéndome a leerlo pues en aquellos momentos aun no miraba reseñas ni estaba enterada de los mangas que se publicaban y similares. Una amiga y yo queríamos una serie que empezar y… la elegida fue Pandora.

Opinión general:

Creo que pocas reseñas he hecho que me resulten tan complicadas como esta y es que ponerle palabras a lo que pienso sobre Pandora Hearts es sin duda alguna una ardua tarea; pero bueno, vamos poco a poco.

Pandora Hearts nos invita a adentrarnos en un complejo mundo que poco a poco se va construyendo. En el transcurso de todo iremos siguiendo a Oz, el joven heredero de la familia vessalius y recién caído al abismo, lugar en el que acabara realizando un contrato con una cadena conocida como B-Rabbit, para ayudarla a recuperar sus recuerdos perdidos y esparcidos por el mundo.  De esta manera empezara una historia que poco a poco irá complicándose más y más. 

Y es que es cierto, Pandora no presenta un argumento sencillo que sea fácilmente seguible desde un buen principio. Pandora nos ofrece complejidad, una trama profunda y enrevesada que no se vislumbra con un simple vistazo. Hay que tener paciencia, ir leyendo y dejando que te envuelva, que te de pistas y nuevos hilos, que te pierda y te vuelva a encontrar. Y esto para mí fue maravilloso. Fue increíblemente gratificante encontrarme con un shonen en el que había una trama tan compleja detrás. Donde lo importante no era avanzar en una línea recta, sencilla y fácil de seguir. Adoro que las historias tengan chicha, que me ofrezcan complejidad, y muchos momentos de poder pensar un poco. Que me den intriga sobre cómo se resolverán las cosas más allá de dejarme con ganas de ver la próxima aventura.

Empiezas la historia, y en los primeros tomos te vas perdiendo. No sabes que pasa, que pasó o que pasara. Luego se complica aún más. Más personajes, más cavos sueltos… pero en todo ese revoltijo te van introduciendo ya las pistas para más adelante. Te están ofreciendo los caminos que al final conectaran. Llegamos a un momento en la historia en la que los cabos sueltos empiezan a encajar. Las cosas parecen tomar un rumbo, y todo empieza a tener sentido. Pero incluso llegado dicho momento, aun quedan más tramas que revelar, sorpresas que te dejan con la boca abierta y que le dan un gran giro a la historia. Y es que Pandora logra darle la vuelta a la tortilla de forma continuada, consiguiendo siempre que el giro dado sea coherente y cuadre perfectamente en el entorno global. Siempre hay detalles, sorpresas, que van rebelándose. No falta emoción ni intriga, pues estas son mantenidas hasta el final. Te mantiene pegado por completo una vez ya te has metido entre sus páginas, o por lo menos eso sucedió en mi caso.

Pandora mezcla momentos distendidos, sobre todo al principio; con otros más sentimentales, con tramas tétricas y bastante oscuras, y con una fantasía ciertamente ambientada en Alicia en el País de las Maravillas. La idea de las cadenas y de los contratistas me encanta, la del abismo, y la posterior explicación que dan de todo lo que aconteció y acontece. Me gustan los cuatro grandes ducados, como el espejo se invierte para mostrarte que el reflejo es otra cosa y no lo creías.  Los Baskerville, la Tragedia de Sabrie...

En cuanto al final. No podía ser más perfecto en realidad. No para mi gusto. Me encantó como fue llevado, como acabo cada uno de los personajes y como se respeta a sí mismo, es decir, como acaba sin contradecirse a si mismo ofreciendo un final que debía de ser, y no que quedaría hermoso o similares. Este manga me hizo llorar muchísimo en sus últimos tomos. Desde el 20, hasta los dos últimos en los que literalmente me toco dejar el tomo de lado para llorar a mares y desahogarme. Sé que muchas veces digo que lloré con algo. Mis lágrimas en cierta forma son fáciles de sacar. Pero el sentimiento que tenía con pandora, de llorar desde el estomago, de verdad… eso no lo he sentido con tantos mangas y no es si no señal de lo muchísimo que los diferentes personajes y la historia se han quedado conmigo. Me dio alegrías, y luego me las quito; me dio penas, y luego las acrecentó y endulzó con un sutil toque… fue demasiado. Sabía que no iba a acabar bien, que sería triste; pero… vaya tela jajaja.

Este manga logro que los quisiera, que viviera sus emociones, su historia. Logró hacerme reír en esos momentos puntuales, cierto es que no son demasiados, en los que se permite la licencia de introducir un detalle distendido. Momentos sumamente gratos y bien colocados. Consiguió darme escalofríos en otros… cada momento lograba que sintiera lo que estaba preparado para hacer sentir. Y es que hablando de los personajes:

Los personajes de Pandora son extraños, particulares y bastante únicos. Y eso a mí me encanta. Adoro tropezarme con este tipo de personajes, y si me das muchos de ellos conjuntamente en una historia constituyen para mí un gran aliciente para que dicha historia me guste. Bien es cierto que no todos los de Pandora son de dicha manera, tenemos desde los buenos y más responsables, hasta los que sí que son sumamente peculiares. Un gran abanico que le da riqueza.

A sí mismo, me gustó mucho como poco a poco, aquellos que en un principio eran los protagonistas, van dejando el primer plano para permitirles sus momentos a los secundarios, como algunos que eran secundarios, toman importancia y empiezan a llevar la historia sobre sus hombros. Me gusta también que todo este repartido, y que no sea, por ejemplo Oz, el único con poder, importancia, o destinos especiales dentro de la obra.  En cuanto a mi preferencia, ya lo he dicho muchas veces, es Vincent. Me parece que está especialmente bien construido, aunque en Pandora todos tienen su personalidad, sus trasfondos, sus esperanzas y secretos ocultos. Tienen varias caras que poco a poco te van mostrando, dándonos así otro punto del manga que va más allá de la simplicidad. Elliot, Liam, Gil, El conde Barma, Ada, Brake, Lacy, Echo... tendría que mencionar a todos los personajes, pues a cada uno de ellos puedo sacarles cosas que me encantan. Algunos de ellos me dieron momentos sumamente dolorosos- Que mal lo pase con algunos por dios, quien haya leído el manga, me entenderá- , otros alegrías; pero todos me dieron algo.

Sin duda alguna, algo que tiene Pandora, es la complejidad. Nos encontramos ante una historia sumamente compleja, con muchos detalles que deben tenerse en cuenta de forma continuada a la hora de leer el manga. Los mínimos detalles cuentan, las cosas se van tejiendo las unas con las otras para formar una compleja tela de araña de la que no ves la totalidad más que al finalizar. Pero eso es lo que me enamoró por completo de esta historia, que no fuera sencilla, fácil de seguir. Es un manga que va más allá.

Poco puede decirse del dibujo de Pandora Hearts más que es sumamente precioso. Jun dibuja de una esplendida manera, defendiéndose tanto en las situaciones más dulces de su manga, como en aquellas más tétricas. Todas le quedan impresionantes. Es bonito en todos sus momentos, aunque cabe decir que de los primeros tomos, a los últimos, la mejora es más que brutal. No me di cuenta al leer, pues es progresivo, pero vaya, que si tomas los tomos y comparas sí que se ve, y esa capacidad me deja flipando.

En cuanto a la edición, un detalle que me gusta mucho son las paginas a color que hay. Una en cada tomo, cada vez un personaje al lado, sentado… en una silla o sillón. Si observáis estas imágenes, van componiendo una imagen. Es decir, se complementan. Ese detalle me encantó. Así como las tiras cómicas que hay en la portadas propiamente dichas del manga.

Esto ha sido un punto que me ha encantado. Una de mis historias favoritas siempre ha sido la de Alicia en el País de las Maravillas, y en consecuencia, ir encontrándome guiños que le hacían referencia continua fue algo sumamente divertido y grato. Cadenas con los nombres de los personajes de esta historia, una protagonista llamada Alice, un tomo dedicado al “Feliz no Cumpleaños”… Los suficientes y necesarios, de forma que quedaba gracioso y mono pero no excesivo.

Estamos ante una locura coherente, una fantasía bastante interesante. Las cosas no son lo que parecen, detrás de cada tomo nos espera una nueva vuelta de tuerca, y al final un mar de sentimientos que me abrumaron demasiado. Yo no puedo hablar mal de este manga, lo siento. Mi defensa la tendrá hasta la muerte. Adoro Pandora, y me parece una historia increíble, bien constrida, y con unos interesantes personajes. Su dibujo es precioso... ¿Que más le voy a pedir?. Para mi, diez de diez. 



Image and video hosting by TinyPic